colador de aceite  
 

Colador de aceite

El aceite es un ingrediente indispensable en casi todas las comidas, pero también es muy importante cuando se quieren hacer algunas manualidades, como por ejemplo, el jabón. Es necesario tener también un buen colador de aceite, en el caso de que al mismo le caiga alguna basura o suciedad, para poder limpiarlo. Un secretito es que se puede hacer un colador de aceite en forma casera; y eso se lo puede lograr solo con unas medias viejas colocando un aro metálico y poniéndoles un mango de alambre. Lo que nos interesa ahora es el aceite comestible; por lo tanto vamos a necesitar saber qué tipo de colador de aceite se suele usar en el lugar más importante de la casa, que es la cocina.

 
     
 
 

Infaltable en su hogar

El colador de aceite más común que se usa en toda cocina, es un colador que es de acero inoxidable, que puede presentarse en 3 tamaños, chico, mediano y grande. Son tres coladores de aceite para usar en la cocina, que tienen todo el aro en acero inoxidable con un mango rígido del mismo acero, pero que está recubierto en plástico, aunque muchas veces el mango queda con el mismo metal desnudo sin recubrimiento; y la malla por donde se debe colar el aceite, es de un tejido metálico también inoxidable, lo bastante fino para que el aceite pueda pasar sin problemas, pero que las partículas indeseables queden en él.

Es muy importante tener siempre a mano en nuestra cocina, un colador de aceite, no para colar el aceite nuevo que sale de la botella, sino el que ya se usó haciendo una fritura. Por ejemplo cuando se fríen papas, torta frita, milanesas, empanadas o cualquier otro alimento que requiere de aceite para hacer la fritura, entonces antes de guardarlo en una ollita con tapa, si es que no está muy quemado y es mucha cantidad, para no desperdiciarlo, conviene pasarlo por un colador de aceite previamente, para quitarle todo resto de partículas, que se desprenden del alimento que se cocinó en el aceite, y que luego quedan en él ensuciándolo.

Pero lo mejor es que después de haberlo usado una vez, (si es que se lo quiere volver a usar, para aprovecharlo al máximo por que se lo ve limpio y da lástima tirarlo), es que se lo use solamente una vez más, y luego dejarlo para reciclar, si se busca en la Web que utilidades se le puede dar al aceite usado, seguramente encontrarán varias cosas para hacer con él, una de las cosas que se puede hacer con el aceite de cocina usado luego de colarlo, es jabón. Pero hay que tener en cuenta que no es bueno para la salud, usar el mismo aceite más de una o dos veces en otras frituras, porque el aceite que ya se calentó para freír anteriormente, la química del mismo aceite cambia y se transforma de una manera, que hace que se vuelva nocivo o tóxico para el cuerpo humano.

 
 
 
 
 

¿Como funciona?

Ahora veamos qué es lo que hace un colador de aceite, este permite que se limpie el aceite que fue usado y le ha quedado mezclado con él, restos del pan rayado de las milanesas o albóndigas, restos del rebozado que quede luego de freír el filete de merluza, o de lo que sea que se haya hecho en ese aceite, entonces cuando se haya terminado de cocinar todo lo que se planificó hacer con ese aceite, y se lo quiera guardar para usarlo una segunda y última vez, se toma un colador de aceite, (uno de acero inoxidable que esté destinado especialmente, para uso exclusivo de aceite), y se deja entibiar un poco y luego se lo pasa por ese colador que mencionamos, colocándolo en alguna olla pequeña enlozada o de vidrio con tapa, para que esté ahí protegido y guardado hasta la próxima vez que se lo quiera usar.

Es importante guardarlo en un lugar fresco y semi oscuro, pero no en la heladera, porque el aceite perdería sus propiedades con mucho frío. Y si estuviera recibiendo mucho calor, también se arruinaría poniéndose rancio, de modo que lo mejor es tenerlo en el estante de alguna alacena que esté lejos del horno o de las hornallas comunes, y no en la heladera. Y recordar siempre que ese colador de aceite, debe ser usado solamente con aceite, luego de colar el aceite, para quitarle esa gratitud que le queda a la tela metálica, hay que echarle bastante agua hirviendo y con una esponja con detergente o limpiador desengrasante, se lo friega un poco, que al haberle echado agua hirviendo, será más fácil que quede limpio.

 
 
  ventas e informes presupuestarios