copas de champagne  
 

Copas de champagne

En la cristalería, se llama copa a cualquier vaso que posea un pie, también llamado tallo, que sea utilizado para contener y beber liquido. En la historia, no se ha logrado aun macar el momento exacto en el que comenzaron a utilizarse, pero se cree que aparecieron por primera vez tres mil años antes de Cristo, en el antiguo Egipto, donde eran ofrecidas a los invitados para agasajarlos. En esa época las copas eran normalmente de bronce y plata, y estaban decoradas con grabados e incrustaciones de piedras preciosas y oro. Los menos pudientes, que no podían acceder a esta clase de copas, utilizaban normalmente copas o cuencos de barro.

 
     
 
 

¿Cómo se dividen?

Las copas de cristal se volvieron famosas con la aparición del soplado de vidrio, ya que su valor comenzó a bajar y gradualmente, a medida que las técnicas de soplado fueron evolucionando, los precios bajaron hasta volverse accesibles para la mayoría. Fue durante el renacimiento que comenzaron a verse copas de colores o con diferentes formas y tamaños, y de esta manera fue como empezó la innovación en los diseños de copas, que desencadenó en que se establecieran tipos de copas para cada clase de bebida. Así es como surgieron las copas de champagne. Las copas de champagne se pueden dividir en tres tipos, las tradicionales, las copas tipo flauta y las copas tipo tulipa; si bien no hay una que sea mejor que la otra, se ha demostrado con el tiempo que las copas tradicionales, dada su gran apertura, causan que la bebida se caliente con más facilidad, así como también que pierda el gas más rápido, perdiendo así una de las cualidades más importantes del champagne, que es que sea burbujeante.

El tipo de copa tradicional se caracteriza por tener una copa ancha y de poca profundidad, con un tallo considerablemente largo. Este tipo de copa era utilizada normalmente para brindis en grandes eventos, ya que la apertura de la copa permitía beber el contenido de la misma con rapidez. Dado el problema mencionado anteriormente, el uso de estas copas para beber champagne fue decayendo con el tiempo, y en la actualidad se utiliza para servir tragos como daiquiris o margaritas, los cuales tienen una consistencia espesa dado el hielo molido en su preparación, y son más fáciles de beber desde esta copa. El segundo tipo de copa de champagne a ser mencionado es la copa flauta. Su diseño es estrecho y alargado, de forma que se evita la pérdida de burbujas del champagne, lo cual ocurre en la copa tradicional.

El tallo de la copa flauta es corto y en general la base es ancha para balancear el peso causado por la altura. Esta copa es normalmente utilizada para brindis y eventos, dado que es la más simple de las tres copas para champagne. Finalmente nos encontramos con la copa tulipa; esta copa es normalmente estrecha y larga, al igual que la flauta, pero posee más curvas que la misma, de modo que su peso se balancea mejor y es más cómoda para sostener en la mano; esta copa se ensancha en el centro y se angosta nuevamente antes de llegar al centro, manteniendo de esta manera el gas del champagne por mayor tiempo. Esta copa es utilizada no solo para champagne, sino que es la copa de elección para todo tipo de vinos y bebidas espumantes, ya que es la que conserva sus cualidades burbujeantes mejor que ninguna otra.

 
 
 
 
 

Las más vendidas

Dado que el champagne es una bebida social, en general se busca que las copas utilizadas para el mismo sean estéticamente agradables. Ya que el champagne es servido normalmente en fiestas y eventos, estas están diseñadas para servir tanto como una herramienta así como también parte de la decoración. En general, a menos que se trate de eventos multitudinarios en los que es difícil proveer a todos de tales, se utilizan copas de cristal para servir el champagne, dado que el cristal suele ser más claro y brillante que el vidrio, y las copas de cristal son consideradas mejores que las de vidrio. Sin embargo, si se trata de eventos con una gran cantidad de invitados, o si simplemente no es una fiesta lo suficientemente formal para requerir copas de cristal, es normal que se utilicen copas de champagne descartables.

Las copas de champagne descartables son copas de plástico que, como lo dice su nombre, son desechables; esto quiere decir que pueden ser desechadas una vez que han sido utilizadas, de modo que no es necesario lavarlas ni preocuparse por su bienestar. En el caso de las copas de champagne, pueden obtenerse tanto modelos basados en la copa tradicional como en la copa flauta. Estas copas son de un plástico blando transparente, aunque también las hay de tallo negro, y son normalmente desmontables, de forma que la copa y el tallo pueden separarse si así se desea. Este tipo de copas son perfectas para eventos numerosos o para fiestas informales, ya que son una solución simple y poco costosa que asegura tener suficientes copas para todos los invitados.

 
 
  ventas e informes presupuestarios