copas decoradas  
 

Copas decoradas

El arte de las copas decoradas comenzó cientos de años atrás, cuando las copas eran comúnmente de metal o madera y el nivel de decoración era igual al nivel de grandeza de aquellos que utilizaban la copa. Las copas decoradas fueron las primeras copas que se encontraron en la historia, aproximadamente tres mil años antes de Cristo, en el Antiguo Egipto. Eran utilizadas principalmente para agasajar a los invitados importantes; solía seguirse la tradición de ofrecer las tazas más ostentosas a las personas más ricas o poderosas, como un símbolo de superioridad. Si bien esta costumbre se fue perdiendo con el tiempo, las copas decoradas continuaron utilizándose a lo largo de los años, manteniéndose hasta el día de hoy.

 
     
 
 

Decoracion a traves de las epocas

Cuando comenzaron a utilizarse copas para beber, estas solían ser de barro, por lo que la decoración de las mismas era escaza si no nula; las pocas copas de barro con decoración que fueron encontradas por arqueólogos a lo largo de los años tenían dibujos y guardas gravadas, pero nada demasiado ostentoso. Fue una vez que comenzaron a emplearse otros materiales para la fabricación de copas que empezaron a verse copas con dibujos e incrustaciones llamativas. Las copas de metal permitían combinar materiales en la fabricación, mezclar plata con oro e incrustar piedras preciosas a lo largo de la copa, así como también engravar el metal, marcando de esta manera fechas o lugares, como también los nombres de los dueños de las mismas.

Luego, con la aparición del cristal en Europa alrededor del siglo XIV, comenzó a perderse el interés por las copas de metal y a utilizarse copas de cristal casi exclusivamente. Las copas de metal eran reservadas para los más ricos y los poderosos, y las copas de barro eran aun empleadas por aquellos que no podían pagar el vidrio, por lo que las copas de cristal eran las de uso popular. La primera forma de decoración en las copas de cristal apareció con el cristal pintado. Si bien originalmente las copas de colores fueron utilizadas para ocultar la turbidez de ciertos vinos, estas despertaron el interés de muchos, de forma que comenzaron a fabricarse copas de diferentes colores, e incluso combinando más de uno. Así comenzaron las copas decoradas pero, como sucede con la mayoría de las cosas que generan sensación, estas pierden el interés luego de un tiempo, y esto es lo que ocurrió con las copas de color.

Luego de un tiempo, cuando perdieron la exclusividad y dejaron de ser utilizadas únicamente por las clases altas, las copas con cristales de colores dejaron de ser de interés de la gente. Si bien no dejaron de ser fabricadas o utilizadas por el hombre, si perdieron el interés de la mayoría, y fue entonces cuando aparecieron las copas gravadas. Dada la precariedad de las herramientas utilizadas por los vidrieros de esas épocas, los grabados en las copas eran hechos únicamente a mano. Llevaban un largo tiempo y requerían una precisión y cuidado extremos, por lo que eran extremadamente costosas. Debido a sus precios altos, las copas decoradas con grabados eran utilizadas exclusivamente por la realeza y aquellas figuras de poder. Los grabados eran realizados formando dibujos o guardas decorativas, y si bien todas seguían un estilo similar en ese entonces, no existían dos piezas de cristalería iguales.

 
 
 
 
 

Tecnicas modernas y tradicionales

En la actualidad existen múltiples formas de decorar una copa, ya sea durante su fabricación o una vez que está terminada. Unas de las copas decoradas más usuales hoy en día son aquellas que utilizan varios cristales de colores en para la fabricación de las mismas, resultando en copas de más de un color. En general suelen poseer el pie de un color y la copa de otro, aunque la mayoría de las veces la copa continua siendo transparente y es solo el color del tallo lo que la hace decorativa. Las copas grabadas son también muy usuales hoy en día, aunque estos grabados se utilizan principalmente para promoción y no para decoración. Diferentes marcas de bebidas o de cristalerías suelen grabar el nombre de la empresa en el cristal de la copa para promocionarlo. Sin embargo, continúan existiendo copas con grabados decorativos.

Las más usuales en estos casos son las copas para licor, así como también las de brandy. Si bien no es una regla, normalmente las copas más pequeñas están más decoradas y son más elaboradas que las copas de gran tamaño, como por ejemplo las de vino. Es muy común en la actualidad decorar las copas para ciertos eventos, como por ejemplo un casamiento. Si bien estas decoraciones no son definitivas, estas copas entran en la categoría de copas decoradas. Suelen ser adornadas con flores o cintas, según la festividad para la que se están preparando. Los decorados más comunes poseen normalmente arreglos florales asegurados al pie de la copa, pero existen múltiples variantes para estos. La única diferencia entre estas y las copas decoradas mencionadas anteriormente es que, una vez finalizado su uso, pueden retirarse los adornos y utilizarse la copa de modo normal, o cambiarse la decoración de la misma según el evento.

 
 
  ventas e informes presupuestarios