cubiertos de plata  
 

Cubiertos de plata

Cuando se habla de utensilios y elementos de cocina, suele suceder que la mayoría olvidan la importancia de los cubiertos. Ya sea a la hora de la comida como durante la preparación de la misma, los cubiertos representan la herramienta más básica y útil, dado que hacen posible cumplir con la necesidad más básica del hombre, que es la de alimentarse. Los cubiertos pueden clasificarse según su uso, su forma o su diseño, así como también según su material. Existen cubiertos de acero, de acero inoxidable e incluso de plástico, pero también los hay de plata, y estos son los cubiertos de los que hablaremos a continuación.

 
     
 
 

Diferentes y exclusivos

El uso de cubiertos de plata data de cientos de años atrás, y era considerado un símbolo de estatus social. Ya que en el pasado el acceso a cubiertos no era tan fácil como lo es hoy en día, estos eran un lujo y solo aquellas figuras de dinero eran poseedoras de los mismos. Incluso entre las personas que podían pagar cubiertos, lo cual no era un gasto menor, existía una cierta rivalidad. Aquellas personas que utilizaban cubiertos labrados o de plata eran consideradas más prestigiosas que quienes utilizaban cubiertos de alpaca, por ejemplo.

En la actualidad, el uso de cubiertos de plata no es tan frecuente como solía ser. Si bien estos cubiertos siguen siendo utilizados en múltiples situaciones, lo cierto es que ya no son tan populares como en el pasado. Esto sucede porque, con el tiempo, se ha logrado desarrollar diferentes tipos de metales y mejorado los ya existentes, de manera que se descubrieron otros materiales más adecuados para la fabricación de cubiertos, dejando a la plata casi totalmente fuera del mercado.

Uno de los motivos por los que los cubiertos de plata perdieron popularidad en el mercado es su precio. Por mucho que se ha intentado que los precios de estos cubiertos bajen, lo cierto es que es imposible considerando el material del que están hechos. Dado el hecho de que la plata es un metal de gran costo, esto se refleja en todos los productos fabricados con la misma. Los cubiertos de plata, además, representan un mayor trabajo en su fabricación que otros, y eso sumado al elevado precio de la plata hace que estos cubiertos sean los más caros de los cubiertos de mesa comunes, los cuales suelen ser de acero inoxidable.

 
 
 
 
 

Ventajas y contras

Además de su precio, los cubiertos de plata tienen como desventaja el hecho de que son más pesados que los de acero, lo cual los vuelve más incómodos al ser utilizados. No solo esto, sino que la plata no cuenta con la cualidad más importante del acero inoxidable, que es, como lo indica su nombre, su resistencia al óxido. El acero inoxidable posee cromo en su composición, y este material, al ser afín al oxigeno, genera una capa protectora al entrar en contacto con el mismo, evitando así la corrosión del hierro. La plata, al ser un metal más puro, no posee esta cualidad y, si bien la plata pura no se oxida, esta ennegrece con el contacto con el aire. Si los cubiertos no están hechos de plata pura, entonces estos, además de ennegrecerse, también pueden oxidarse, especialmente si están en contacto con agua y no se secan apropiadamente.

Tradicionalmente, en muchos países, la cubertería era parte de la dote de la novia, es decir, del patrimonio que se le entregaba al novio al momento de casarse. Dado que los cubiertos de plata eran símbolo de grandeza, estos eran utilizados normalmente en las bodas reales. Con el tiempo comenzó a verse cubiertos de plata en los casamientos de figuras menos importantes, dado que buscaban aparentar un estatus social más alto al darse un lujo semejante. Actualmente, se volvió una tradición, especialmente en las familias de descendencia europea, el utilizar cubertería de plata en los casamientos, así como también que estos formen parte de la lista de boda. Si bien ya no son considerados un lujo, los cubiertos de plata siguen siendo muy apreciados en muchos lugares.

Aquellos de plata italiana, inglesa o mexicana son considerados los mejores, y los hay de tipo 900 como 925. Entre las marcas de cubiertos más finas se encuentran los cubiertos Sheffield, los Tiffany y los Christoffle, así como también los cuchillos Solinge, de origen alemán. La cubertería ofrecida por estas marcas alcanza precios que superan los diez mil dólares. Los cubiertos de plata, a diferencia de los de acero común o inoxidable, no pueden ser encontrados en cualquier bazar o supermercado, ya sea por el prestigio de su material como por su precio elevado. Pueden encontrarse tanto en platerías como en locales de antigüedades, ya que la fabricación de los mismos ha bajado mucho con el tiempo y no son tantas las marcas que ofrecen cubiertos de este material.

 
 
  ventas e informes presupuestarios