dietas vegetarianas y frutales  
 

Dietas vegetarianas

El vegetarianismo es un estilo de vida en el cual las personas no consumen ningún tipo de carne animal. Entre las personas que siguen el ritmo de vida vegetariano hay quienes se abstienen de comer carne y productos derivados de los animales como los lácteos, los huevos, los panificados que tienen en su composición grasa animal o manteca, la gelatina que está hecha con pescado, y otros productos similares. El único producto animal que comen los vegetarianos y que utilizan, es la miel, como también el propoleo que se usa como antibacteriano, estos productos elaborados por las abejas son muy apreciados en las dietas vegetarianas.

 
     
 
 

Diferentes tipos

Dentro del estilo de vida vegetariano hay diferentes tipos, están los que no consumen carne, ni productos animales y otros que no comen ningún tipo de carne animal pero consumen sus derivados. Entre los productos que se consumen en una dieta vegetariana, se encuentra una gran variedad entre las verduras, las frutas, los cereales integrales, los frutos secos como nueces, almendras, y otros, lentejas garbanzos, porotos o frijoles, y semillas como sésamo, lino, chía, y otras. Entre la lista de alimentos que se consume en una dieta vegetariana se puede lograr un excelente equilibrio.

Las dietas vegetarianas deben estar bien equilibradas en cuanto a las vitaminas y los minerales que necesita el organismo para tener una vida saludable. Por ejemplo, para contar con una fuente de hierro se debe tener presente a los frutos secos, las ciruelas, el berro, las hojas de remolacha, la espinaca, y el trigo integral. Para tener una buena absorción de hierro es indispensable la vitamina C, que se encuentra en los cítricos, en las coles y en el tomate. El limón es una fuente de vitamina C y además alcaliniza la sangre evitando la producción de los radicales libres que son los que oxidan las células.

El calcio se obtiene mediante el consumo de las verduras de hojas verdes, del maíz, el brócoli, la espinaca, como también en los productos lácteos para aquellos vegetarianos que los consumen, siempre es preferible que sean los que tienen bajo contenido de grasa. La soja es una fuente de proteínas, pero lamentablemente es transgénica, es decir que esta modificada genéticamente, y de esta manera lo hace un alimento antinatural. Algunos vegetarianos incorporan la soja en sus dietas y otros la rechazan.

En las dietas vegetarianas la fuente de proteínas se encuentra en los cereales, en el pan integral, en las nueces, y en la soja. Los alimentos vegetales aportan al organismo la cantidad suficiente de aminoácidos, que se necesitan para producir las proteínas indispensables para la salud.

 
 
 
 
 

Muy beneficiosas para la salud

En las dietas vegetarianas se debe tener en cuenta el consumo de algas marinas en sus diferentes tipos, ya que éstas aportan vitamina B12 perteneciente al complejo B, que son importantes para el metabolismo, y además, ayudan a la formación de los glóbulos rojos en la sangre. Las personas vegetarianas, tienen los niveles de colesterol más bajos, como también los de la presión sanguínea, y menor riesgo de contraer afecciones cardiacas, y diabetes tipo 2.

Las dietas vegetarianas adecuadamente elaboradas, son muy beneficiosas para la salud, ayudan en la prevención de muchas enfermedades. Las personas que han incorporado la dieta vegetariana en su estilo de vida, se sienten energéticamente más fuertes, duermen mejor, y tienen la necesidad de practicar actividades físicas sin cansarse. Debido a que las dietas vegetarianas se han difundido y muchas personas las han adoptado, casi todos los restaurantes tienen en su carta de menús, platos elaborados a base de dietas vegetarianas. En la actualidad las personas vegetarianas no se privan de salir a comer afuera.

 
 
  ventas e informes presupuestarios