especias y condimentos para embutidos  
 

Condimentos para embutidos

En la mayoría de los casos los embutidos tienen agregados condimentos los cuales les dan sabor. Existen algunos más fuertes y otros más suaves, sin embargo todos dejan su impronta en los embutidos. A continuación veremos algunos de los más utilizados en América Latina. Un primer punto a aclarar es que no todos los embutidos son iguales. Los mismos se suelen clasificar por lo general en embutidos frescos, embutidos crudos curados, embutidos tratados por el calor, etc. Por lo general cada uno de ellos lleva un condimento diferente.

 
     
 
 

Para cada embutido

Comenzaremos con los embutidos frescos. Dentro de esta clasificación encontramos piezas enteras o trozos de animales frescos o aves de caza. Los condimentos utilizados para los embutidos frescos se logran sometiendo primero a la carne a un proceso de salado, tras lo cual se pueden incorporar diferentes especies, como el tomillo, el romero, curri, aji molido, laurel, etc. Muchas veces estos embutidos son embutidos de tripa o son vueltos a fraccionar y puestos en diferentes papeles de plástico autorizados para s venta. Por lo general una vez que los condimentos mencionados se aplicaron el producto se vende pocos días después sin realizar ningún tratamiento de calor que haga que pueda perder sus proteínas cárnicas. Algunos de los embutidos fresco más conocidos son la longaniza, el chorizo, el lomo fresco adobado la hamburguesa.

Comenzaremos con el chorizo. Por lo general al mismo se le añade sal, especias como las mencionadas anteriormente y aditivos los cuales le proporcionan a la carne un color rojo intenso. Estos además mejoran la conservación del embutido, y le dan cierta estructura para que el mismo tenga solidez al ser cortado. En el caso de las hamburguesas, los condimentos que se añaden tienen la función de darle a la carne un color intenso, así como prevenir la microoxidación microbiana, dándole al producto un grado de protección alto contra la oxidación. En el caso del lomo adobado, los condimentos tienen la función de aumentar la capacidad de retención de agua que el producto puede llegar a tener, haciéndolo más tierno a la hora de comerlo.

Ahora nos dedicaremos a los embutidos crudos. ¿Para qué se utilizan los condimentos aquí? Los mismos se utilizan de manera diferente de acuerdo a cada producto. En el caso de los chorizos colorados los condimentos tienen el fin de dar un color rojizo intenso y parejo a la carne. En el caso de las longanizas curadas la idea es que la carne tome una coloración rosácea. En el caso de los salchichones curados, así como en el caso anterior aquí también la idea será obtener un color rosáceo pero los condimentos también tendrán la función de estabilizar el ph del embutido. Lo mismo se puede decir para el lomo embuchado. Lo mismo que para el producto anterior podemos decir para los salamis.

Algo fundamental a tener en cuenta es que sean cuales fuesen los condimentos que se utilizan para los embutidos, una de las cosas más importantes es que el lugar donde se realiza la preparación de los mismos se encuentre en excelentes condiciones de salubridad. Esto es fundamental y también lo es el hecho de que los empleados puedan utilizar guantes descartables para maniobrar con los embutidos. Si los mismos se contaminan al momento de su confección y luego se trozan podrán acarrear todo tipo de enfermedades a diferentes hogares que los compren. Por esta razón a la hora de comprar embutidos condimentados es importante escoger una marca que nos inspire confianza.

 
 
 
 
 

La dosificación del condimento

También es importante aclarar que debido a su alto contenido graso los embutidos son algo para comer de manera esporádica. Aunque son realmente sabrosos no tienen un valor nutricional muy alto, por lo cual no son recomendables de consumir de manera diaria en nuestra dieta. Con respecto a la conservación, por lo general los embutidos se conservan en frío. Lo ideal es tenerlos en la heladera, donde reciben una temperatura ideal para su conservación. En caso de cortes en la cadena de frío de la heladera por mucho tiempo no se recomienda consumir estos productos, debido a que estos se pueden encontrar en un estado de descomposición sin aún evidenciarlo.

Por último en relación a la dosificación del condimento, la misma variará de acuerdo a si el mismo es líquido o sólido. Por esta razón es importante graduar la cantidad de condimento a agregar de acuerdo al peso del embutido que estamos confeccionando. Una cantidad demasiado alta de condimento o colorante puede llegar a hacer el producto realmente difícil de comer, mientras que una cantidad demasiado baja puede no cumplir las funciones que mencionamos anteriormente. Por eso si somos nosotros mismos los que intentaremos confeccionar embutidos de manera artesanal tendremos que prestar especial atención a la dosificación, asesorándonos y buscando una buena receta sobre cómo realizar el embutido de nuestra preferencia.

 
 
  ventas e informes presupuestarios