jamones extremeos clasicos  
 

Jamones extremeños

Por lo general todos los jamones de España son vistos como los mejores alrededor del mundo, sin embargo existen ciertas regiones que se caracterizan por producir los productos de mayor calidad que podemos encontrar en el mercado. Este es el caso de los jamones de la región de Extremadura. Algunos de los jamones producidos en esta zona han ganado a lo largo de los años premios a nivel internacional debido a su calidad y a su exquisito aroma y sabor. Pero, ¿por qué son los jamones extremeños tan buenos? Por lo pronto tenemos que decir que la práctica influye un poco en todo esto. Con esto queremos decir que Extremadura es una región que produce jamones hace muchísimos años, por lo cual el refinamiento de la técnica que tienen aquí es muy importante. Más allá de esto es verdad que las mejores casas de jamones de esta región eligen las mejores razas de cerdos. Sin embargo no es suficiente con tener un animal de raza: la alimentación del mismo será crucial para su desarrollo.

 
     
 
 

¿Por qué son tan especiales?

Por lo general los cerdos que luego se transforman en jamones extremeños son alimentados a base de bellotas en la mayoría de su adultez. Sin embargo cuando son más pequeños su dieta puede comprender alimentos más variados hasta que alcanzan un peso considerable de entre 80 y 100kg. Solamente cuando se llega a esta marca se los comienza a alimentar a base de bellotas.

Otro factor influyente es la calidad de vida de los animales. En los corrales donde se crían los cerdos que luego producirán los mejores jamones extremeños se garantiza que cada cerdo tenga el suficiente espacio para crecer adecuadamente, y se trata de mantener el nivel de stress de los animales en un punto bajo. Aunque parezca increíble la liberación hormonal que se produce debido al stress puede llegar a afectar la calidad de la carne, por lo cual si queremos el jamón más tierno es importante asegurarnos que los animales vivan en buenas condiciones. Además esta es una norma estándar de calidad que el gobierno de España impone para la cría de ganado y que se controla de manera regular por las autoridades locales y nacionales.

Más allá de los factores mencionados, el tiempo de cura también afecta la calidad del producto. Los jamones extremeños suelen ser curados entre 24 y 28 meses. Algunas teorías dicen que cuanto más tiempo el jamón pase curándose mejor será su sabor. Sin embargo esto no es así. Si nos excedemos demasiado en el tiempo de estacionamiento,, probablemente esto terminará en una pérdida del sabor y de aroma. Además después de un tiempo la carne puede estar seca. Por lo general los jamones extremeños son realmente deliciosos debido a que tienen el tiempo de curta perfecto y son controlados de manera regular de modo de lograr este efecto.

En relación a las variedades que podemos encontrar de jamones de esta zona las mismas son amplias, sin embargo el jamón proveniente del cerdo alimentado de bellota es el más preciado. En la zona de extremadura por lo general no es para nada difícil encontrarse con una casa de regionales donde se vendan todo este tipo de productos. De hecho algunos productores con mucha infraestructura realizan exportación al exterior. El marketing que tiene el negocio del jamón en esta región es abundante, y las patas y paletillas se colocan en cajas muy bien presentadas ya sea para la venta a nivel regional o internacional. Debido a que los mejores jamones del mundo se producen en esta región y luego se exportan, los costos de comprarlos en cualquier otro país son realmente altos.

 
 
 
 
 

Información nutricional

Aunque los jamones extremeños son realmente un manjar, la mayoría de los especialistas en nutrición recomiendan comer estos alimentos con poca frecuencia. Esto se debe a que los mismos tienen un nivel muy alto de grasas saturadas y de sodio. Por esta razón no son buenos especialmente para las personas que tienen colesterol, hipertensión arterial o que están tratando de seguir una dieta. Por esta razón la frecuencia máxima con la que se recomienda comer jamones extremeños es dos veces por semana en porciones moderadas. Graduar el tema de las porciones es importante. Las mismas tienen que ser moderadas para no entrar en el exceso. Por ejemplo, si comemos una porción enorme de jamón cada diez días, esto será lo mismo o peor que comer dos porciones pequeñas cada 5 días.

Por último en relación al almacenamiento del jamón extremeño podemos decir que el mismo tiene que ser guardado en un lugar seco y templado. Una vez que cortamos la pata será importante poder cubrir la parte que ha quedado expuesta al exterior con la misma grasa que hemos removido. Esto ayudará a que la pata ni se seque ni pierda el sabor que la caracteriza.

 
 
  ventas e informes presupuestarios