heladeras chicas  
 

Heladeras chicas

En este artículo, nos vamos a referir a las heladeras chicas, las que pueden ser colocadas en espacios realmente pequeños, como por ejemplo departamentos de un solo ambiente o dos, o para usar en esos lugares en los que carecemos de energía eléctrica, cuando nos vamos de viaje, por ejemplo. Cuando hablamos de heladeras chicas, nos referimos a las que no sobrepasan el metro de altura, con una profundidad de sesenta centímetros y un ancho de cincuenta centímetros. Estas heladeras, pueden ser a energía eléctrica o a gas, pero la función de ellas es la misma: refrigerar los alimentos y/o bebidas, que se necesitan almacenar.

 
     
 
 

Virtudes de este electrodoméstico

Para que podamos comprender un poco más acerca de las medidas de las heladeras, es importante dar esta explicación; las medidas a veces de las heladeras resultan engañosas, por ejemplo si llenáramos una heladera con agua, le daría la idea aproximada de los litros, y para considerar a una heladera grande en ella cabrían unos cuatrocientos cincuenta litros de agua, para el caso de una heladera mediana, unos trescientos sesenta litros y para el caso que nos interesa en este artículo, que son las heladeras chicas, unos trescientos litros. Algunos de estos equipos, como ya lo adelantamos más arriba, están diseñados para ser usados en lugares en donde no contamos con electricidad, provista por la red pública. Son eficientes a pesar del tamaño, siempre y cuando estén funcionando como corresponden.

Las que sí funcionan a base de energía eléctrica, no consumen mucha electricidad, por lo que resultan muy económicas, y son ideales cuando en el departamento habitan una o dos personas máximo, porque las medidas nos impiden llenarla de alimentos y bebidas. En cuanto al principio y funcionamiento es idéntico a las heladeras de mayor tamaño, y las modernas, son muy silenciosas, poseen luz interna y los anaqueles correspondientes a su tamaño. Las heladeras chicas pueden ser colocadas en las cocinas debajo de las mesadas, porque más o menos tienen el tamaño de un lavarropas, pero se recomienda que si usamos la parte de arriba de la heladera, no le apoyemos elementos pesados, por lo que será más beneficioso colocarlas en un rincón de la cocina. Hoy las marcas de este tipo de pequeños electrodomésticos se confeccionan de diversos diseños, y las marcas que las hacen son muchas. Contrariamente a lo que mucha gente piensa de ellas, tienen una larga duración, y muchas veces más que las de tamaño familiar.

Esto sucede porque los motores son pequeños y trabajan sin demasiadas presiones. De todas maneras para lograr un mejor funcionamiento de ellas, y una mayor vida útil, será necesario que verifiquemos el burlete de las puertas para que cierren como corresponde, porque en muchas oportunidades ese el problema de sus malos funcionamientos. Los pequeños gabinetes se pueden adaptar a todos los usos familiares y hasta comerciales, son los compañeros ideales de los quinchos ya que en ellas podemos guardar las bebidas perfectamente sin tener que estar levantándonos en busca de ellas a la casa, cuando tenemos visitas. A pesar de su tamaño, también diremos que son robustas, pero necesitan que las cuidemos y un descongelamiento cada quince días es lo más apropiado en lo posible. Son heladeras que se usan también para casa de fin de semana o departamentos de temporada.

 
 
 
 
 

¿Qué tener en cuenta?

Cuando adquirimos una heladera chica, tenemos que ser cuidadosos de la garantía que la marca elegida tiene, y que esta sea de buen orígen, la capacidad debe ser la requerida, y que reúna las condiciones necesarias para que la podamos disfrutar. La rapidez con la que pasan los alimentos de su temperatura natural al congelado, es vital para la correcta conservación de los mismos. Por ejemplo si las carnes, no se congelan rápidamente, no solo continúan el proceso de descomposición, sino que además al hacerse hielo los líquidos tienden a romper los tejidos pudiendo cambiarle el sabor y la textura de la carne. Para la compra de una heladera chica, hay que tener en cuenta una serie de elementos vitales para que no solo la compra sea exitosa, sino para que la heladera nos dure mucho más.

Los distintos gases de refrigeración, si esta heladera es tropical, la cantidad de estrellas, el consumo eléctrico, las medidas, si cuenta o no con freezer, si los anaqueles son regulables o no, y otras cuestiones que tienen que ver con cada caso en particular. Los catálogos de las empresas de ventas de electrodomésticos tienen en venta todo tipo de tamaños de heladeras, y cuando los vemos podemos visualizar los precios, las medidas, y las marcas a la que pertenecen estos equipos, para su elección pensada y salir en la compra de la ya elegida de antemano. En cuanto a los precios, se pueden comparar entre las heladeras chicas y las más grandes en el doble de su precio, siempre que estemos hablando de la misma marca y el mismo estilo de heladeras.

 
 
  ventas e informes presupuestarios