medidas de heladeras  
 

Medidas de heladeras

Las funciones de las heladeras, son la de la conservación de los alimentos, y el almacenamiento de comidas y bebidas que si una refrigeración se descompondría en prácticamente, horas. Hay diferentes tipos de heladeras, diferentes medidas de heladeras, y diversas marcas, y diseños, a nuestra disposición, también las de uso comercial, y las de uso familiar. Cuando decidimos la compra de una nueva heladera, lo hacemos en función de sus capacidades y de las medidas, ya que es muy distinto pensar en una heladera para una sola persona que para una familia numerosa. Es por eso que las medidas de heladeras, se publican en los lugares que los tienen para la venta.

 
     
 
 

Importancia de las medidas

Muchas veces hablan de capacidad y no de medidas, con lo que puede resultar muy difícil de entender para una persona que no sabe a cerca de ello, pero para que lo sepamos y que no nos resulte inentendible la próxima vez que veamos la palabra capacidad de la heladera, la siguiente explicación nos ayudará. Las heladeras grandes, tienen una capacidad de unos cuatrocientos litros en adelante, y esto es simplemente si llenáramos la heladera con líquido, esa es la cantidad de litros que se necesitarán para llenar la heladera en cuestión. Para una heladera mediana, unos trescientos cincuenta litros, y para una pequeña, menos de trescientos litros.

Explicado el tema de la capacidad de las heladeras, podemos pasar al tema que nos compete, las medidas de heladeras, que también se tienen en cuenta los espacios, dentro de las cocinas. En la actualidad en varios de los catálogos de ventas de electrodomésticos, colocan las medidas de heladeras en él, la capacidad, el precio, y la marca, para que las personas ya tengan una noción de cuál elegir inclusive sin ir al negocio, desde la comodidad de la casa. Cuando ya estamos en el local para hacer la compra, será necesario ver y además pedir al empleado que nos diga cuál es el alto, el ancho, y la profundidad de ese gabinete al que pensamos comprar.

Porque puede ser que nos guste su diseño, marca y color, pero que cuando la intentamos colocar en la cocina resulta que no entra de ninguna manera, con lo cual una vez comprada, tendremos que hacer los cambios en la cocina que no estaban pensados. Esto nos demuestra que debemos siempre sacar nuestras medidas del espacio con el que contamos, para saber si esa heladera en cuestión, entra o no puede ser colocada en ese espacio. Conocer las medidas de heladeras, nos predispone coherentemente a saber si la que estamos comprando es la adecuada para que la coloquemos en el espacio con el que contamos.

 
 
 
 
 

Modelos estándar

Si las tenemos que enumerar de menor a mayor, diremos que están en el mercado las que tienen un metro de alto, con cincuenta y cuatro centímetros de profundidad y sesenta centímetros de ancho, las de mediano tamaño, que tienen entre un metro y cuarenta o cincuenta centímetros de altura con similares a ancho y profundidad, y las súper heladeras, que son las que tienen dos puertas y pueden medir entre un metro veinte de ancho un metro ochenta centímetros de altura y setenta centímetros de profundidad, con varios anaqueles, y dispensers de agua y jugos en su frente, fabricadoras de hielo, y hasta TV, con programas que nos avisan si los alimentos almacenados están a punto de descomponerse previo programación. En resumen, el mercado tiene todo para ofrecer, para cada oportunidad y necesidad, es por ello que solo buscaremos la que nos queda más cómoda. Los presupuestos tienen que ver en cuanto a la compra de ellas, porque si hablamos de una heladera de dimensiones comunes para una familia de buena marca, rondan los 600 o 700 euros.

Y las heladeras más modernas con dos puertas y freezer, con detalles de lujo, pueden costar unos 2000 euros o más. Todo depende del espacio, presupuesto, gustos, cantidad de personas, diseño de la cocina, y de lo que creemos necesario para tener en casa. Mucha gente es partidaria de adquirir por separado el freezer y la heladera, con lo cual necesita mucho espacio para ello, pero de todas maneras es lo que le parece los mejor, por varias razones, y una de ellas es porque muchas veces necesitan almacenar más alimentos en el freezer que en las heladeras, que son más de uso diario. Lo cierto es que las heladeras están pensadas para facilitarnos la vida, y ellas ocupan el lugar indispensable en el hogar, gracias a ellas es posible mantener a bajas temperaturas todo tipo de alimentos y bebidas, y para cada quien hay una de ellas esperándonosles en los locales de venta, lo de las medidas es circunstancial, y cada familia elegirá la que le corresponde.

 
 
  ventas e informes presupuestarios