horno de sobremesa  
 

Horno de sobremesa

Comenzados a usarse por el año 1900 para la fabricación de acero, los hornos eléctricos de inducción han sido de gran importancia para la historia de la industria. Hace algunas décadas, sin embargo, estos hornos tomaron un nuevo lugar en la cocina al ser adaptados en lo que llamamos comúnmente hornos de sobremesa. Los hornos de sobremesa son hornos automáticos que funcionan por corriente eléctrica. Obtienen su nombre por ser pequeños y compactos y estar preparados para ser colocados sobre la mesada de la cocina.

 
     
 
 

Funcionamiento

Su función principal es la de cocinar, ya que actúan como una alternativa al horno de gas clásico, pero pueden también asar, tostar o grillar, e incluso ser utilizados para recalentar comida. Ofrecen una opción económica y fácil de usar para aquellos que no tienen el lugar en su cocina para un horno convencional, o para quienes buscan una alternativa al microondas. Usualmente los hornos eléctricos de sobremesa tienen entre nueve y dieciocho litros de capacidad, pero los hay también de veinte e incluso hasta treinta litros. Se caracterizan por tener una carcasa de metal, en general plateada o negra, y una puerta de cristal que permite observar el proceso de cocción. En su interior poseen una o dos rejillas, según el modelo, y hay incluso algunos que incluyen una bandeja desgrasante para cocinar comidas más sanas. Los hornos son en su mayoría programables, ofreciendo un rango de temperaturas y tipos de cocción según lo que se desee preparar. Su termostato es ajustable, en caso de que los programas ofrecidos no sean suficiente, y poseen incluso un temporizador de hasta sesenta minutos.

Dado que la temperatura es constante, ya que no se tienen las variaciones causadas por la entrada del gas, la cocción lograda con un horno eléctrico suele ser más perfecta. El poder ajustar la temperatura y el tiempo de cocción ayuda a cumplir las recetas de forma exacta, obteniendo así comidas mejor logradas. Los hornos de sobremesa suelen tener un sistema de desconexión que asegura que el horno deje de producir calor al finalizarse el tiempo de cocción, evitando así que los alimentos se sequen o quemen. Normalmente los hornos de sobremesa son utilizados en estudios o por estudiantes universitarios, que no cuentan con el espacio suficiente para un horno de cocina de tamaño convencional. Ofrecen por su tamaño una alternativa cómoda y fácil de usar sin ocupar un espacio considerable. Son utilizados también en pequeñas cafeterías o bufetes para la preparación de tentempiés o para mantener comidas calientes. Sus precios varían entre los quinientos y ochocientos pesos argentinos, dependiendo del nivel tecnológico y capacidad del modelo. Algunos incluye una pantalla LCD que detalla el nivel de temperatura y el tipo de cocción, y otros más simples ofrecen perillas regulables para establecer el tiempo y la temperatura.

 
 
 
 
 

Ventajas

Dentro de las ventajas en la utilización de hornos eléctricos, se destacan su tamaño compacto y de fácil transporte, su sistema auto limpiante, similar al de los hornos a gas, y su control exacto de temperatura, que asegura la perfecta cocción de las comidas. Además, los últimos modelos presentan un nuevo sistema de voltaje que disminuye el gasto de electricidad del horno, volviendo los hornos eléctricos incluso más rentables que los hornos a gas. No solo esto, sino que el tipo de cocción que proporcionan estos hornos, mediante resistencias de cuarzo, evita que las comidas adquieran sabor metálico o a gas, como puede suceder con otros hornos.

El horno de sobremesa también funciona, en muchos hogares, como una alternativa sana en vez del horno microondas. Existen quienes consideran que los hornos microondas son dañinos para la salud, dado que su radiación electromagnética puede ser cancerígena, si se está expuesto a ella por un largo periodo, sin mencionar la creencia de que cocinar con microondas genera carcinógenos en los alimentos. Si bien no hay un resultado concluyente con respecto a los hornos microondas, lo que es cierto es que estos problemas no son una preocupación al utilizar un horno eléctrico. Aunque su función original no es la de calentar alimentos, si no la de cocinarlos, el horno eléctrico puede ser utilizado principalmente en reemplazo del microondas, para el calentamiento y descongelamiento de comidas.

Si se desea adquirir un horno de sobremesa, hay ciertos puntos que se deben considerar a la hora de la compra. Si bien están creados para ser ubicados sobre la mesada de la cocina, estos hornos pueden ser más pesados de los que algunas mesadas están preparadas para soporta, dependiendo de los litros de capacidad del horno. Esta es una consideración importante, ya que puede causar que la mesada se incline o se hunda en la zona en la que se coloca el horno. También se debe considerar que, al ser un horno eléctrico, puede que tenga un voltaje que no coincida con el de los enchufes de su casa. Si va a utilizarse como horno diario, en reemplazo del horno a gas, entonces lo mejor es utilizarlo con un transformador de corriente, para evitar drenajes de energía.

 
 
  ventas e informes presupuestarios