horno electrico pequeo  
 

Horno electrico pequeño

Los hornos eléctricos comenzaron a ser utilizados alrededor del año 1900, para la fabricación de metales; eran hornos de inducción, y desde ese momento marcaron un antes y un después para la industria metalúrgica. Sin embargo, con el tiempo y los avances tecnológicos, el famoso horno eléctrico de inducción fue transformado y adaptado para ser utilizado en la cocina, y luego encontramos su más actual adaptación, el horno eléctrico pequeño, también conocido como horno de sobremesa. En muchos hogares, el horno eléctrico pequeño funciona como una alternativa al horno microondas.

 
     
 
 

¿Que rol cumplen?

Estos hornos eléctricos son hornos automáticos; funcionan por corriente eléctrica, y están diseñados para que, al ser pequeños y compactos, puedan ser colocados sobre la mesada de la cocina. Actuando como alternativa al horno de gas, su función principal es la de cocinar, pero estos hornos tienen la capacidad de tostar, asar, grillar o calentar alimentos. Son una alternativa económica y fácil de usar para quienes no cuentan con el espacio suficiente para un horno convencional, o para aquellos que buscan un complemento o una opción al microondas. Los hornos eléctricos pequeños tienen aproximadamente entre nueve y dieciocho litros de capacidad; poseen una carcasa de metal, usualmente negra o plateada, aunque también las hay blancas, y una puerta de cristal, para poder observar los alimentos mientras son cocidos.

En el interior, estos hornos poseen una o dos rejillas metálicas, según su tamaño, y hay algunos modelos que incluyen además una bandeja en el piso del horno, lo que permite utilizar las rejillas para asar o desgrasar alimentos. En su mayoría, estos hornos son programables, y ofrecen un gran rango de temperaturas y tipos de cocción. Poseen un termostato ajustable, en conjunto con un temporizador de hasta sesenta minutos. Debido a que su temperatura es constante, por el tipo de energía que consume, el horno eléctrico ofrece una cocción más pareja que otros tipos de hornos. Ya que la temperatura y el tiempo de cocción son ajustables, resulta más fácil cumplir las recetas al pie de la letra, y de esta manera preparar mejores comidas. Los hornos eléctricos generalmente poseen, además, un sistema de desconexión automática, el cual asegura que el horno deje de calentar al finalizarse el tiempo, evitando así que las comidas se pasen.

Los lugares más comunes en los que pueden encontrarse hornos eléctricos pequeños son en estudios u oficinas, y en hogares de estudiantes universitarios, ya que no cuentan con suficiente espacio para colocar un horno convencional en sus cocinas. Estos hornos son una alternativa cómoda a los hornos tradicionales ya que son fáciles de usar y no ocupan mucho espacio. Se puede adquirir un horno eléctrico pequeño por aproximadamente quinientos pesos argentinos, aunque también los hay más costosos, dependiendo de su tamaño y nivel tecnológico. Los modelos más modernos incluyen una pantalla LCD que muestra los detalles de cocción y temperatura, mientras que los más simples poseen únicamente los controles para establecer el tiempo y la temperatura.

 
 
 
 
 

Tips para comprarlos

La principal ventaja de utilizar un horno eléctrico es su tamaño pequeño y fácil de transportar, pero también se destacan su sistema auto limpiante y su control de temperatura, el cual es considerablemente más exacto que el de los hornos a gas convencionales. Además de esto, los hornos eléctricos más modernos poseen un sistema de voltaje que reduce el gasto de electricidad del mismo, haciendo que el uso de los hornos eléctricos sea más rentable que el de los hornos a gas.

No es secreto que muchos consideran que este tipo de hornos son perjudiciales para la salud, debido a que su radiación electromagnética puede ser cancerígena en caso de mucha exposición, sumado a la creencia de que cocinar en hornos microondas produce carcinógenos en los alimentos. Aunque no haya una conclusión definitiva con respecto a los microondas, muchos eligen prevenir que lamentar, y lo cierto es que el horno eléctrico esta exento de todos esos posibles problemas. Puede que este diseñado originalmente para cocinar alimentos en vez de calentarlos, pero, este horno puede perfectamente funcionar en reemplazo del microondas, cumpliendo la función de recalentador de comidas.

A la hora de realizar la compra y adquirir un horno eléctrico, existen ciertas consideraciones que deben tenerse en cuenta. Aunque los hornos eléctricos están diseñados para ser colocados sobre la mesada de la cocina, debido a su material o tamaño, puede que resulten más pesados de lo que la mesada está preparada para soportar. Es importante asegurarse de que el horno es del tamaño y peso adecuado para ser colocado en su cocina, o la mesada podría luego inclinarse o hundirse donde se coloque el horno. Finalmente, no olvide asegurarse de que el horno sea de la capacidad que usted lo necesita. Ya que existen tantos modelos, podría suceder que terminara con un modelo más pequeño del requerido, en el que no sea posible cocinar los alimentos que usted desea preparar.

 
 
  ventas e informes presupuestarios