ollas de cobre  
 

Ollas de cobre

En la cocina contamos con un montón de utensilios que nos harán la vida mas fácil en el momento de algo tan maravilloso para algunos, como preparar los alimentos. No hay nada más lindo que entrar a una cocina amplia, llena de ollas y sartenes y electrodomésticos, una cocina cálida que parezca un lugar de reunión, que se disfruta mucho más que cualquier ambiente de la casa. Allí experimentaremos el placer de cocinar para los que amamos, tendemos ollas de diferentes materiales, de acero inoxidable, de aluminio, ollas a presión, y las ollas de cobre. Las ollas de cobre tienen un encanto especial.

 
     
 
 

Las favoritas de los cocineros

Las ollas de cobre son muy preciadas por los grandes cocineros ya que el cobre además de ser muy buen conductor del calor hace que este se reparta de modo uniforme por toda la olla evitando que hayan puntos más calientes que otros y este hace que el alimento tenga una cocción más pareja. Este calor más uniforme también favorece a que la comida no se pegue al fondo de la olla. Las propiedades del cobre hace que la olla no acumule bacterias, ya que nos dejaran preparar la comida con más garantías sanitarias. Otra ventaja muy interesante es que ayuda a que las verduras conserven su color verde y no tiendan a ennegrecer al cocinarlas (especialmente las alcachofas y espárragos). Las mermeladas también quedan muy ricas ya que además de favorecer que queden con un color brillante garantizan una buena durabilidad y sabor intenso.

La intoxicación cocinando con cobre es muy difícil ya que en la olla de la cocina nos avisa por un lado al cubrirse de una capa verdosa y además los alimentos cocinados tendrían un fuerte sabor que evitarían que los comiéramos. En cambio los que están hechos con aluminio, plomo o amianto nos van intoxicando lentamente sin darnos cuenta ya que el sabor no varía. Solo hemos de mantener los utensilios de cobre bien limpios y sin manchas verdosas. Podemos decir que dentro de las desventajas es que es un material que siempre ha sido caro. Otra de las desventajas es el mantenimiento o especial cuidado que necesitan las ollas y todos los utensilios de cocina hechos de cobre debido a que tiende a crearse en su superficie una fina capa de color verde azulado llamada cardenillo (acetato de cobre) que es tóxica. Esta capa se produce como reacción entre el cobre y la acidez propia de los alimentos.

 
 
 
 
 

¿Como limpiarlas?

El modo más sencillo de limpiar el cobre es utilizar el zumo de un limón, un chorrito de vinagre caliente y una cucharada sopera de sal. Con esta mezcla frotamos con un trapo o un cepillito la olla. Lo aclaramos con abundante agua caliente y lo secamos en el momento. Inmediatamente queda otra vez brillante, reluciente y sobre todo queda limpio sin esa capa fina de color verde. Desde hace años se vienen haciendo ollas y otros utensilios de cocina con cobre y otras aleaciones a fin conseguir un producto que no necesite tantos cuidados en su limpieza. Así podemos encontrar utensilios de cobre con estaño que consiguen además abaratar el precio pero que al menos antes podían contener algo de plomo y esas sales son más perjudiciales (pueden contener algo de arsénico) ya que como no se nota ningún sabor se continua cocinando con el mismo utensilio. El recubrimiento también puede ser de níquel aunque hoy en día lo más habitual es que sean de acero inoxidable. Algunos fabricantes ponen una capa de cobre entre otras capas de metal para mejorar la eficacia de sus ollas o utensilios de cocina.

Por supuesto según el grosor de esta capa esa mejora será sustancial o inapreciable. La verdad es que hoy en día cocinar con ollas u otros materiales de cocina hechos de cobre empieza a ser poco habitual debido al cuidado que requieren. No es muy común en una cocina que haya muchas ollas de cobre, antiguamente eran las elegidas solo para hacer dulces y mermeladas, algunas ollas de cobre tiene en su interior un revestimiento de acero, el cobre en general lo que hace es lograr una cocción mas pareja, los mangos en las ollas de cobre suelen ser con madera combinada. Además de ser usadas para cocinar también se utilizan para decorar las cocinas. De diferentes formas y tamaños bien lustradas, colgadas en un lugar estratégico, también se van pasando de generación en generación, estas ollas dan calidez a la cocina, al menos es la sensación que tengo cuando las veo, No hacen de nuestra cocina un laboratorio ya que hoy la tendencia es minimalista. Nos hacen acordar al campo, a las estancias, a las familias numerosas, las casas con la cocina de horno a leña en donde se organizaban las comidas para muchas personas, y esas ollas de cobre brillando con la luz del sol.

 
 
  ventas e informes presupuestarios