ollas de porcelana  
 

Ollas de porcelana

Por medio de Internet, se suele conseguir unos hermosísimos juegos de ollas de porcelana, los que están compuestos por ollas o cacerolas con asa larga, ollas de dos asas en forma de orejas, sartenes. La mayoría de las ollas de porcelana, tienen sus tapas correspondientes cada una, comúnmente son ollas o juegos de té antiguos de porcelana china; las que son muy bien cotizadas, por ser antiguas y de porcelana pura, a diferencia de los juegos de té o de ollas de cerámica actuales, que se pueden conseguir a menor precio en cualquier parte.

 
     
 
 

¿Por que se las recomienda?

Muchas veces también se consiguen ofertas de ollas de porcelana por dos unidades, tipo ollas para puchero, porque son: una bien alta y grande en su tamaño y la otra un poco más baja, que se pueden usar para hacer miles de comidas diferentes. Existen las ollas de porcelana que son para cocción lenta, tienen una forma de potes que están recubiertos de porcelana o cerámica, (potes se le dice a las ollas en ciertos lugares del mundo), es un recipiente que se usa en la cocina, entre nosotros sería la famosa olla, y que se utiliza mucho para hacer las cocciones lentas o en períodos largos de tiempo; como ser los guisos, estofados o cualquier otra comida que requiera de un tiempo extenso para que esté lista. Estas ollas generan el calor por medio de la electricidad y de un termostato, el que permite controlar la temperatura de lo que se está cocinando.

Estas tienen una tapa que hace que se cocinen los alimentos. Porque tiene una presión para cocinar, que es parecida a la presión atmosférica, de ese modo no se hace peligrosa como lo es con la olla a presión, la que requiere de unas válvulas para controlar la atmósfera dentro de ella. Los tamaños en que vienen este tipo de ollas varían desde ½ litro hasta 7 litros de volumen más o menos. También podemos decir que las temperaturas de cocción se encuentran entre los 70 ºC hasta llegar a los 90 ºC, contando debajo de la de ebullición. No es necesario controlar el agua mientras se cocina, porque es como en las otras ollas, al poner la tapa y el vapor que se liberta, vuelve a la comida gracias, a la gran condensación que se forma en la tapa.

Todo esto es lo que hace el proceso de cocinado en forma lenta. Puede asegurarse que las ollas de porcelana y las sartenes también, que tienen un esmaltado de porcelana en su interior, no son tóxicas, pero se deben cuidar mucho de que no se rayen ni se descascaren, porque ahí sí que se volverían toxicas. Por eso cuando decida adquirir o alguien le regala unas ollas de porcelana, al comenzar a usarlas, verá que son mejores en calidad y en salubridad, más que el aluminio o el teflón. Trate de obtener ollas de vidrio térmico, de acero inoxidable o de porcelana, debido a que no cambian los componentes del alimento ni interactúan. Según estudios médicos, dicen que son las más sanas éstas y las de vidrio o acero inoxidable, como dijimos anteriormente.

 
 
 
 
 

¿Que es y como se obtiene la porcelana?

Éste es un producto como la cerámica, que es comúnmente blanco, translúcido, duro y compacto. La forma en que se logra la porcelana, es desde una pasta que se elabora muy bien y que está compuesta por feldespato (que son un conjunto de minerales, encontrados en las rocas fundidas, que produce el magma cuando se solidifica. A eso se le llaman rocas ígneas) o en cualquier otras rocas. Esto quiere decir que, los feldespatos son unos minerales de peso específico y duros. Otra cosa que forma parte de la pasta que hace a la porcelana, es una arcilla blanca y pura llamada caolín, la que se usa para fabricar porcelanas y hasta los aprestos para almidonar son hechos con el caolín, y además se lo usa para algunos medicamentos también. Y por último el cuarzo es un mineral que está compuesto de dióxido de silicio. En su estado puro es incoloro y puede tomar muchas coloraciones si llega a tener algunas impurezas. Y es tan duro que logra rayar cualquier acero común. Éste último también es parte de esa pasta que es elaborada para obtener la porcelana.

Todo esto mezclado se lo procesa mediante cocción que se hace en dos fases; La primera fase es para lograr un bizcocho que se hace a una temperatura de 850 a 900 ºC. Y en la segunda etapa es para conseguir el vidriado que se hace a ciertas temperaturas elevadas, que van cambiando según el producto que se va a hacer, por ejemplo entre 1175 y 1450 ºC. Luego para poder decorar a la porcelana, se hace en una tercera etapa de cocción, con unos pigmentos que se logran desde óxidos metálicos quemados. Una vez lista la porcelana, luego se la pasa a pintar, generalmente con esas flores de colores vivos y con hojas bien verdes, para hacer juegos de tazas y platos de té, teteras o cafeteras, azucareras, lecheras, platos playos y hondos, fuentes, y todo lo que se usa en la cocina, hasta llegar a las ollas de porcelanas, que se hacen con y sin tapa, las de tapa tienen una perilla arriba para poder tapar y destapar la olla.

 
 
  ventas e informes presupuestarios