chocolate para reposteria profesional  
 

Chocolate para repostería

El chocolate es uno de los de los ingredientes más utilizados en repostería, por su sabor, por su textura, y porque realza los sabores de los demás ingredientes. El chocolate para repostería se presenta en diferentes tipos, amargo semi amargo, chocolate negro o chocolate blanco. El chocolate para repostería está compuesto por materia grasa que es la manteca de cacao, y por materia solida que es la pasta de cacao. Estos productos derivan de las semillas del cacao y se mezclan con otros ingredientes como el azúcar, como la leche y otros, para obtener la receta básica y tener como resultado los distintos tipos de chocolate, a partir de las proporciones que se usan para tal fin.

 
     
 
 

Una mezcla perfecta

Para lograr que el chocolate quede puro y de color negro, es necesario que las mezclas de la pasta de cacao y de la manteca de cacao, sea superior a un 50% con respecto a los demás ingredientes. El chocolate para repostería puede, tener dentro de su mezcla una proporción de leche, y con un 30% de manteca de cacao aproximadamente. De esta manera el chocolate estaría en condiciones para ser utilizado en repostería.

Es muy importante el proceso de templado del chocolate para repostería, para que tenga la suficiente elasticidad para trabajarlo, y cuando comienza el proceso de enfriamiento, el chocolate, debe quedar duro, crocante, y liso. Para templarlo, es necesario fundir el chocolate a baño de María a una temperatura de aproximadamente 45° C, el mismo proceso se puede realizar en un horno de microondas. Luego cuando el chocolate comienza a perder calor, hay que buscar la temperatura justa y adecuada para trabajarlo.

Para enfriar el chocolate se puede usar una espátula sobre mesada, se puede mezclar con chocolate frio, o revolverlo sobre un recipiente con agua fría. Si no se logra el punto justo, es necesario volverlo a calentar con el mismo procedimiento, hasta que la mezcla quede pareja y se pueda moldear.

El chocolate blanco es muy utilizado en repostería, porque resulta muy llamativo para la decoración de los productos. El chocolate blanco se compone de un 15% de leche, un 20% de manteca de cacao, y el resto de azúcar y aromatizante de vainilla. El color blanco se produce debido a la falta de pasta de cacao. El chocolate para repostería se utiliza en pasteles, en bombones, en coberturas de chocolate, se utiliza en forma de chips para rellenar galletitas, pasteles, budines, pan dulces, facturas finas de pastelería, y una gran variedad de aplicaciones más.

 
 
 
 
 

Para decorar

Con el chocolate para repostería, se pueden moldear diferentes figuras para la decoración de los productos a presentar. Se puede moldear en forma de flores como rosas, se pueden hacer rulos de chocolate, se lo corta en forma de triángulos para formar un molino, se lo puede moldear en forma de corazones, como también formar moños con cintas, y queda a criterio del maestro repostero la creatividad en la decoración de los dulces.

En repostería se utiliza mucho el chocolate cobertura, tanto el chocolate negro como el chocolate blanco, y se pueden utilizar los dos para lograr una decoración bicolor. El chocolate cobertura se usa para cubrir pasteles, budines y otros productos. El chocolate cobertura para repostería, queda liso y brillante, ideal para presentar un postre sumamente atractivo. Un pastel de bodas cubierto con chocolate blanco cobertura, y con un ramo de flores blancas con hojas verdes, en su decoración, es un pastel simple pera a la vez delicado para presentar en una boda, éste puede ser de varios pisos calculando las porciones de acuerdo a la cantidad de invitados.

 
 
  ventas e informes presupuestarios