tazas de te  
 

Tazas de te

El termino taza se refiere a un recipiente con un asa, aunque también las hay con dos, que es utilizado para beber líquidos. Existen múltiples variaciones a la hora de hablar de tazas, dependiendo del tamaño y del material así como también del uso que se le da a la misma. La taza de té es la más común de estas. Este tipo de taza es normalmente más grande que el pocillo de café tradicional, con una capacidad de aproximadamente doscientos mililitros; posee un asa esbelta y su forma suele ser esférica o cilíndrica. Las tazas suelen ser de cerámica o porcelana, y varían según la finura de su material y los diseños pintados sobre la misma.

 
     
 
 

Una tradición saludable

El té es la bebida más consumida por el hombre luego del agua, ganándole incluso al café. Su historia data de hace cientos de años, y comienza en China, donde se dice que el emperador Shen Nung descubrió las propiedades provechosas de esta bebida. La leyenda dice que una tarde, mientras descansaba junto a un árbol, unas hojas de un árbol cayeron en el agua que el emperador estaba hirviendo, ya que el mismo había ordenado que toda el agua fuera hervida previamente a su consumo. Dícese que el resultado del agua hervida con hojas silvestres le resulto tan refrescante que el Shen Nung compartió su descubrimiento, al que se llamo té. Sin embargo, en ese entonces el té se utilizaba como medicina, hecho con hojas de arboles silvestres.

Cuando la popularidad del té creció, al comenzar a utilizarse como un obsequio para los visitantes, fue cuando los granjeros comenzaron a cultivar arbustos de té, y de esta manera se desarrollo el primer sistema de fabricación de té, y comenzó a utilizarse comercialmente. El te comenzó a beberse por placer además de sus propiedades medicinales y reconstituyentes durante la dinastía Tang. Esta época fue llamada la ‘edad de oro’ del té, y fue durante la cual se escribió el primer libro sobre te, al que se conoce como “Libro Sagrado del Té” aunque su nombre original es “Su Cha Ching”. Junto con el gran impacto que el té tuvo en la historia y cultura china, una de las mayores influencias fue la que tuvo en la industria de la porcelana; esta misma fue inventada en los tiempos de la dinastía Tang, pero no alcanzó la delicadeza característica de la porcelana actual hasta la dinastía Song. Así fue como comenzaron a utilizarse tazas de porcelana para el consumo del té, no tan solo en China si no también en el resto del mundo.

Con el tiempo, las tazas evolucionaron, de modo que la porcelana dejo de ser el único material utilizado en la fabricación de tazas de té. La cerámica se utiliza casi en la misma proporción que la porcelana para la fabricación de tazas, al igual que para otros elementos de vajilla. El vidrio es otro material que se utiliza para la fabricación de tazas, aunque es considerablemente menos popular que la porcelana o la cerámica, y es más común en la fabricación de tazas de café que en la de tazas de té. La principal ventaja del vidrio o la cerámica es que son relativamente más resistentes que la porcelana, la cual es normalmente muy fina y suele romperse con facilidad; sin embargo, la fragilidad de la porcelana es también lo que le otorga su delicadeza característica, la cual es el mayor encanto de las tazas de te.

 
 
 
 
 

Modelos y diseños

Si bien la taza de té clásica se caracteriza por ser delicada, de cavidad abombada que se angosta al acercarse a la base y con un asa esbelta, son muchas las variantes en cuanto a diseños de tazas. Aunque originalmente el modelo de taza de té es considerablemente menor al de un vaso, en la actualidad la mayoría de las tazas suelen ser mayores al mismo. Hay dos formas de comprar tazas, de forma individual o comprando un juego de tazas. En general, las tazas de té tradicionales se venden en sets, es decir en conjunto con otras tazas iguales. Al adquirir tazas individualmente, es más probable encontrarse con la versión moderna de las tazas de té, la cual es cilíndrica, mayor en tamaño y de bordes considerablemente más gruesos.

Si bien no se refiere a esta taza como taza de té oficialmente, esta es la bebida que más se bebe desde la misma, por lo que es muy común caracterizarla de esta manera. Los modelos de tazas de té varían según el público al que se apunta. Si bien las tazas tradicionales son las más comunes al hablar de tazas de té, con el tiempo han ido apareciendo múltiples variaciones de diseño de las mismas. Existen tazas de animales, tazas con formas geométricas o abstractas e incluso tazas que lucen como si se hubiera cortado una taza común al medio. Sin importar el diseño o tipo de taza, a la hora de comprar una taza de té, la consideración más importante que se debe tener es la calidad del material, ya sea porcelana, cerámica o vidrio, ya que nadie desea que su taza se rompa después de uno o dos usos.

 
 
  ventas e informes presupuestarios