teteras antiguas  
 

Teteras antiguas

Las primeras teteras antiguas surgieron en China durante la dinastía Ming, en sus inicios las teteras sustituirían a los cuencos donde se hacia el te directamente y se bebía, hoy hay muchísimas teteras para tomar distintas clases de té. Como accesorio la tetera es fundamental, un buen te va de la mano de una buena tetera, por ese motivo la tetera fue evolucionando pasando por diverso materiales, desde cerámica, porcelana, vidrio hierro, hasta los más exóticos como bambú, y cristal. Las teteras antiguas se hicieron durante la dinastía Ming, pero también hay conocimiento de ellas en la dinastía Song.

 
     
 
 

Marcas reconocidas

El objetivo de la tetera era almacenar el liquido, mantenerlo caliente para la infusión, en sus principios los cacharos eran de barro, cuando el hombre se volvió sedentario comenzó a cultivar y recolectar sus alimentos, las teteras antiguas en China forman parte de este proceso de sedentarización del hombre, de un cuenco se pasa a la hacer una tetera por lo tanto la tetera antigua seria de barro. Las teteras antiguas eran para el consumo del te blanco que era la infusión del emperador, para ello el lugar que concentraría su producción es en la región de Yixing, en donde aun hoy se fabrican este tipos de teteras. Las teteras antiguas de Yixing tendrían características especiales, no solo era una tetera que mejoraría la calidad del té, sino que también era comprobable su resistencia, el tipo de arcilla color purpura que la caracteriza, la forma de mantener el calor, y el no tener esmalte preservaría el gusto intacto.

Siempre se dijo que hay que tener una tetera para cada tipo de té. Otra de las cualidades de la tetera de Jixing sería su sonido cuando se le golpea las paredes. Estas teteras además tenían en su exterior hermosos diseños, los artistas pintaban sobre ella diversos dibujos y hasta escribían poemas. El uso de la tetera antigua de China se difundió luego por todo el mundo, en especial en otras zonas de Japón y en la misma China en done ya desde el siglo X se consumía el té con fines medicinales, sabemos que existen aproximadamente más de 2000 tipos de tés en el mundo. Como consecuencia de la expansión y la comercialización del té, las teteras antiguas comienzan a dispersarse por otros lugares, de Asia, Europa, América y Oriente creando también por región sus propias teteras.

Otras teteras antiguas que son también de origen chino son las de porcelana, la característica de la porcelana es que deja ver al trasluz la infusión, es un material muy delicado pero a la vez resistente, cuando Marco Polo comenzó a comercializar artículos entre Europa y Oriente el gran deseo de los europeos era obtener la formula de la porcelana, esto se debía a que en los viajes se rompía y porque lo que se necesitaba en ese momento en diseño y decoración era un gusto mas afrancesado que no tenía nada que ver con la cultura oriental. De esa búsqueda realizando pruebas los resultados fueron el descubrimiento de nuevas porcelanas que nacieron en Alemana, Inglaterra, España, e Italia, con el deseo de copiar e imitar las porcelanas chinas.

 
 
 
 
 

Expansión mundial del te

Con el gusto europeo de tomar té, las compañías comenzaron a comprarlo en Japón, Sumatra y Java, el te era considerado una bebida para la gente refinada que se traía de países exóticos, en Inglaterra a fines del siglo XVII ya tendría la costumbre de ser bebido como ahora como infusión y como acompañamiento de otros alimentos. La importación de las teteras de Yixing por los portugueses derivo en la adaptación y la copia de las teteras, llegan como parte del un accesorio para el consumo del té, y son las antiguas teteras chinas las que influenciaron en las nuevas versiones del siglo XVII. La cerámica oriental se adaptaría las necesidades europeas, se buscaría como consecuencia nuevas recetas en la fabricación de la cerámica y la porcelana buscando el equivalente a la arcilla proveniente de China. Lo que se buscaría en Europa es lograr la transparencia de la porcelana más que la densidad de los dibujos.

En Alemania se fabricaba la vajilla Meissen, y así sucesivamente en diversos puntos de Europa se intento fabricar muchos tipos de porcelanas que son de renombre hasta el día de hoy. Otro tipo de teteras antiguas son las teteras de plata, pero tomar en una tetera de metal no tiene el mismo sabor que en una de cerámica o de porcelana, las hierbas no tendrían el mismo olor, y además el metal se recalienta con el calor haciendo muy dificultoso su servicio. Las formulas de la porcelana fueron las que más se desarrollaron en la búsqueda de la perfección. No existe una medida justa de proporción en una receta, ya que las arcillas presentan cualidades diferentes según de la región que provengan. Hay teteras antiguas que son hermosas, como las de Doulton, las de Inglaterra que desarrollaron un estilo sin igual, que se vendían en Londres teteras de pasta roja de bajo costo pero de muy buena calidad, hay infinidad de teteras que se vendían con el fin de tomar un rico te. De la costumbre de tomar el té, se creó la costumbre del té de las cinco de la tarde.

 
 
  ventas e informes presupuestarios