vajilla blanca  
 

Vajilla blanca

La vajilla es algo que no puede faltar en el hogar, en todos los hogares existen ya que es algo indispensable, un juego de vajilla básico será lo primero que hay que comprar cuando nos mudamos a una casa, luego vendrán si las posibilidades económicas y el habito de hacer reuniones es frecuente la compra de una vajilla más fina o sofisticada. La vajilla dice mucho de las personas, sobretodo de la clase social que ocupa así como su educación. Hay costumbres de etiqueta que se van pasando de generación en generación en ciertas familias. Y dentro de esas tradiciones se hereda la vajilla y también la platería.

 
     
 
 

Adaptable a todo

La vajilla blanca podemos definirla como una vajilla comodín que parece sencilla pero con sus accesorios puede llegar a ser muy original. Todo lo clásico siempre puede resultar aburrido, pero lo bueno de la vajilla blanca es que podemos alegrarla con lindos manteles o individuales que serán los que pondrán un toque de color a la mesa. La vajilla blanca como todas las vajillas están compuestas por los 3 tamaños básicos de platos, llano, hondo, y de postre, a esto se le adiciona fuentes, salseras, ensaladeras, jarritos, jarras, juego de café y de té. Todo en el mismo diseño puede llegar a formar un juego de casi 112 piezas.

Los juegos que habitualmente se compran son de un mínimo de 6 a 8 personas, de ahí en adelante tendremos todas las combinaciones posibles. La vajilla blanca es la que usualmente se usa en hoteles y restaurantes. Es un color neutro que va con todo y además no se necesitan grandes marcas que la hagan decorativa, hoy hay de hermosos diseños y bastante económicas. Unas de otras se pueden diferenciar por sus relieves, después sabremos dar el toque de color con flores en la mesa, manteles, platería, centros de mesa, candelabros etc. Se recomienda para una fiesta formal usar la vajilla banca que siempre va con todo, es ideal para casamientos, bautismos y comuniones. También para una cena de Navidad.

Es cuando las necesitamos que nos damos cuenta que nos falta alguna pieza, ahí es cuando sentimos la necesidad de reponer y algunas veces no encontramos la pieza faltante. Obvio que esto nos sucede muchas veces a último momento y es motivo para empezar a sentirnos un poco nerviosos. Lo bueno de la vajilla blanca que al ser blanca pasa más desapercibida en sus faltantes, buscando lindas formas podemos sustituirlas por otras blancas más modernas. Hoy las cerámicas y las lozas están introduciendo en el color blanco nuevas piezas con formas geométricas que se fusionaran con la vajilla anterior y nadie lo notara mucho pero en caso de notarse le dará un toque diferente.

 
 
 
 
 

¿Que considerar al comprarla?

Lo primero que hay que pensar cuando compramos una vajilla es que debe ser económica, cotidiana y resistente. Que no sea muy lujosa y que se pueda usar en lo posible en todas las situaciones. Opciones de alquiler de vajilla blanca también hay en las casas que se dedican a organizar fiestas y reuniones, también se puede incluir en el alquiler la cristalería. También en la compra de vajilla blanca podemos encontrar algunos saldos de oferta de juegos que están incompletos, de esa manera haremos con las piezas que están en casa un juego más divertido que se adaptara a nuestras necesidades.

Poner una mesa para muchos invitados puede ser un gran problema, algunas veces no contamos con el espacio y otras veces no contamos con los elementos necesarios. Servir una comida fría es lo ideal para un número importante de personas. La mesa puede estar con las fuentes servidas, los cubiertos agrupados, los vasos las copas y las servilletas en las puntas de la mesa y pueden estar arreglados atractivamente. Todo debe estar de manera cómoda porque cada comensal se sirve por sí mismo, el menú puede planificarse de tal manera que se puede utilizar solo un plato, menos para el postre. Si no hay mesa para todos y se puede comer en la falda es aconsejable que sea una comida en donde no se necesite el cuchillo.

Estos menús pueden ser preparados con anticipación, dejara más libre a la dueña de casa para poder conversar tranquila atendiendo a los invitados y siempre antes del inicio del almuerzo o cena se puede servir un rico aperitivo. Una comida al aire libre puede alcanzar un brillo particular si se puede aprovechar con el buen tiempo el jardín, algunas recetas requieren de una parrilla y otras pueden ser llevadas directamente de la cocina, algunas de las opciones son ensalada rusa, ensaladas variadas, carnes asadas, y obviamente un postre que puede ser helado. Con estas opciones no se requiere tanta vajilla, ni tanta mesa puesta para sentarse y queda todo muy bien organizado. Lo fundamental es tener ganas de hacerlo para que todos pasen bien y a gusto.

 
 
  ventas e informes presupuestarios