vajilla inglesa  
 

Vajilla inglesa

La vajilla inglesa es la vajilla de la abuela, la de los buenos tiempos en donde la gente comía en familia numerosa los domingos y los días festivos. La mesa larga, con toda la familia, las reuniones con largas charlas en la mesa, y el café y el cigarrillo. Mi familia era así, muy divertida con temas de discusión pero lo fundamental en los temas importantes todos para el mismo lado. Hoy de esa estructura familiar poco queda, también pocas familias se reúnen, los tiempos cambiaron para dar lugar a nuevas formas de convivencia, y de la vajilla inglesa de la abuela solo queda el recuerdo y piezas heredadas y dispersas por toda la familia.

 
     
 
 

Clasica y tradicional

La vajilla inglesa, la podemos asociar con vajilla de tradición, con un pasado importante y con un futuro un poco incierto. Primero vamos a analizar que quiere decir vajilla. La palabra viene del latín vascella, vascellum que significa vasito. La vajilla es el conjunto de recipientes que sirven para servir la comida y alimentarnos. Está formada por platos de diferentes tamaños (hondos, llanos, de postre, de pan) fuentes, varios complementos como tazas para café, té o sopa, y recipientes más grandes para el uso de salsas, soperas, fuentes y distintas jarras, teteras y cafeteras. Una buena vajilla rondara en un total de 112 piezas o más, según la cantidad de comensales que la van a usar. El origen de la vajilla nació casi con el inicio de la humanidad en donde el arte de la caza y la pesca iba asociado no solo a la cocina sino también al arte de la cocción.

Dentro de la prehistoria podemos encontrar diferentes formas de cuencos y vasos de cerámica con formas acampanadas y algunas pintadas y decoradas con escenas de la vida cotidiana, las primeras piezas de vasijas se encontraron en Turquía y datan de la época del neolítico. Siguiendo la línea del tiempo se puede destacar que en la Grecia y Roma antigua los objetos de cocina eran verdaderas artesanías que deambulaban por toda Europa y parte Oriente ya que se intercambiaban comercialmente. Estas piezas por lo general eran marcadas por el artesano que las producía, firmándolas con su nombre y lugar de origen. La vajilla era considerada bien de lujo y se asociaba la comida con la bebida y el lugar social que ocuparía cada persona, la vajilla distinguía a las personas y su lugar en la sociedad y quedaba en manifiesto en pactos políticos, alianzas y arreglos matrimoniales.

En Grecia la arqueología encontró muchas piezas de vajilla de estilos y en formas diversas, entre esas piezas se hallaron, jarros, cantaros y jarrones. En Persia por ejemplo las vajillas eran de oro y plata. Muchas de las piezas se encuentran en el Museo Británico. Si el inicio de la vajilla paso por diferentes estadios formando parte de la cultura de la humanidad, muy importante fueron los aportes de las culturas chinas, japonesas, así como también la fusión de maestros provenientes de oriente con los de occidente, haciendo de Venecia un centro importante de intercambio comercial. Del resultado de la evolución de técnicas nace la vajilla inglesa reconocida hasta el día de hoy como una vajilla hermosa y de calidad, asociada con él te de las cinco de la tarde, costumbre inglesa que viene de la época de la colonia.

 
 
 
 
 

La mas importante de occidente

En Europa hasta el siglo XV el principal centro de producción de cerámica fue España, con una fusión de culturas con gran influencia de la cultura musulmana, que sirvió como disparador de las técnicas árabes de producción que fueron copiados por otros centros, como Francia, Alemania, Bélgica, Italia e Inglaterra. La cerámica originaria de España se llamaba hispano morisca, y fue dejando paso a nuevas modas como la francesa, italiana e inglesa. Del cambio de técnicas y las modas en el siglo XVII comienzan a surgir piezas en gres barnizadas con sal en color blanco, las primeras piezas eran originarias de Staffordshire y datan de los años 1720/1760, también de esa época surge la loza fina de vidriado de plomo que se hacía con arcilla blanca proveniente de Devonshire.

Durante los años 1754 comenzaron a experimentarse algunos cambios en técnicas y se desarrollo la loza fina coloreada. El artesano se llamaba Josiah Wedgwood y abrió su primera fábrica. Sus trabajos eran en loza perlada que era una losa fina con reflejos azules en su vitrificado. Fue muy importante su contribución porque dio paso a la fabricación seriada de un tipo de vajilla que marcaria historia en la vajilla inglesa, las piezas eran exportadas también a Estados Unidos durante los siglos XIX y XX. La vajilla inglesa es de color blanco con relieves tanto en azul como en verde, es una vajilla que no es económica, y hay diferentes marcas muy prestigiosas como Wedgwood, Royal Doulton, y Thomas que siguen hasta el día de hoy en vigencia.

 
 
  ventas e informes presupuestarios