estampados de vasos  
 

Estampados de vasos

Un vaso estampado es un vaso personalizado con algo que será de nuestro interés, hay diferentes tipos de vasos estampados, que sirven como publicidad o como recuerdo. En la industria del vidrio existen diferentes tipos de productos dependiendo del proceso al que hayan sido sometidos. Los productos artesanales son obtenidos de procesos en los cuales se modifica la superficie del cristal con fines decorativos o artísticos. Los procesos artesanales son: esmerilado, pintado, estampado y grabado químico.

 
     
 
 

Tecnica de esmerilado

El estampado de un vaso requiere de un proceso que lo realizara una persona que haya estudiado las diferentes técnicas en artesanía en vidrio. En el caso del esmerilado el cristal puede ser procesado artesanalmente resultando en un bello producto que posee tanto cualidades estéticas como funcionales. El proceso consiste en una alteración sobre la superficie del cristal mediante un abrasivo llamado esmeril, el cual puede formar grabados tanto en cristales gruesos como delgados. El esmerilar un cristal permite dar a la superficie una cierta opacidad que puede presentarse como acabado final, o se puede abrillantar para conseguir otro efecto. Este tipo de proceso es comúnmente visto en piezas para la decoración en interiores tales como: muebles, divisiones interiores, ceniceros, vasos, etcétera.

En el pintado del cristal plano, puede ser pintado con pinturas cerámicas mediante el proceso de serigrafía, en el cual se utiliza un esténcil que sirve como modelo para obtener múltiples copias de un diseño. Además este proceso permite sobreponer varios colores o diseños sobre una misma superficie. Si se quiere estampar un vaso el pintado se inicia elaborando un positivo del diseño en acetato (dibujo en blanco y negro); y colocando el acetato sobre el esténcil montando en una bastidor (tela tratada con una solución fotoquímica la cual reacciona por efecto de la luz); el esténcil se somete a la luz durante unos segundos y el agente químico que queda expuesto a esta, se endurece adhiriéndose a la tela; en las partes donde la luz no penetro, el químico no se adhiere y se retira fácilmente con agua.

El esténcil ya estará listo para impresión. El cristal se somete a un proceso de secado, pudiéndose usar un horno a una temperatura de 160°C. Una vez seca la pintura, se puede someter a más capas de pintura del mismo o diferente color. Cuando ya se han dado las capas de pintura deseadas, se debe curar. Resultando que la pintura se integra a la masa de vidrio de modo que difícilmente se desprenderá al raspar la superficie. El curado de la pintura en el cristal se realiza a temperaturas de 300°C aproximadamente. Así quedara el vaso estampado. Si la pieza de cristal se va a templar, no será necesario curarla, puesto que se horneara a 700°C de temperatura y automáticamente la pintura cura, integrándose a la masa del cristal haciéndola muy resistente a raspaduras y brindando además las ventajas del cristal templado.

 
 
 
 
 

¿Que es la serigrafia?

Para la serigrafía en el cristal, se utiliza una pintura cerámica con aceite de pino con el fin de darle la viscosidad adecuada. Una planta procesadora de Vidrio Plano, maneja un proceso de serigrafía automático con capacidad para procesar esténcils a razon de 500 piezas por hora, para piezas en serie. Con el método de serigrafía se logra una alta calidad de impresión y garantiza la permanencia de la pintura. La serigrafía es el arte de estampar en diferentes materiales, en el caso del vidrio un artesano será el que haga el trabajo mediante diferentes técnicas. El proceso mejor conocido como grabado con chorro de arena, se realiza con arena silica la cual es lanzada a presión sobre la superficie del cristal provocando el desprendimiento de pequeñas partículas y opacando la superficie al mismo tiempo. Mediante enmascarillados, se pueden lograr diseños donde se combinan zonas de transparencia y opacidad, así como distintas profundidades resultando un cristal de bella apariencia.

Para comenzar el grabado se deberá tener en cuenta lo siguiente: El diseño o dibujo que se va a realizar se deberá tener definido. El cristal sobre el cual se hará el grabado, deberá de cubrirse o enmascarillar completamente con un material que se adhiera perfectamente y que no se dañe al recibir el impacto de la arena. El diseño deberá de ser dibujado sobre la cinta adherida en el cristal, y con una navaja se delinean los contornos del dibujo para poder ir desprendiendo la cinta, esta operación se repite a medida que se trabajan las figuras de distinta profundidad. Posteriormente, se repetirá el proceso con las siguientes partes del dibujo, hasta terminarlo. De esa manera se logra dar una sensación tridimensional al diseño gracias a las diferentes profundidades en que se ha realizado. Cuando solo se desee un cambio en la tonalidad del cristal, el proceso es más simple: se recorta el dibujo en la cubierta de la cinta y se le lanza una ligera aplicación con el chorro de arena hasta conseguir la opacidad deseada.

Este proceso puede ser aplicado también a los espejos; retirando la capa reflectora de la parte posterior para recuperar el espacio negro y resaltar la figura deseada. El equipo necesario para trabajar el proceso de estampado consiste en un compresor de aire, tanque de arena silica, pistola de aire y un caballete para colocar el cristal. Todo esto requiere de una instalación que sea segura para el operador. Se recomienda la construcción de una cabina cerrada donde habrá de colocarse el cristal; esta cabina debe tener una mirilla, para observar la operación, con dos aberturas donde el operador pueda introducir sus manos y tomar la pistola de presión con la que habrá de realizar el grabado. El operador deberá de protegerse con guantes, lentes de seguridad y mascarilla. Siendo la cabina un lugar cerrado, la arena no se dispersa y es posible recuperarla para trabajarla una y otra vez, asegurando también la salud del operario.

 
 
  ventas e informes presupuestarios